EL RINCON DE ESTUDIO DE LA EAC-UCV

febrero 16, 2009

GEOGRAFIA ECONOMICA

Filed under: GEOGRAFIA ECONOMICA GENERAL — eacucv @ 12:53 pm

Geografía económica, rama de la Geografía, en concreto de la geografía humana, que se dedica al estudio de los diversos tipos de actividades económicas y su relación con la explotación de los recursos naturales terrestres. En términos simplistas, es la parte de la Geografía dedicada a conocer cómo viven las personas en relación con la distribución espacial de los recursos y la producción y el consumo de bienes y servicios. La geografía económica se ha dividido tradicionalmente en cuatro grandes campos estrechamente interrelacionados: la geografía agrícola o agraria, la geografía industrial, la geografía de los servicios y la geografía del transporte, esta última incluida en ocasiones en la anterior. Durante los últimos decenios han cobrado protagonismo los estudios que analizan los sectores de forma interrelacionada y se le da más relevancia a los aspectos relacionados con el desarrollo económico; de esta forma, los geógrafos se han interesado, en los últimos años, por el análisis de los desequilibrios económicos (como demuestran los patrones de actividades económicas a lo largo del mundo), así como por el modo en que se puede relacionar la estructura social con la actividad económica y la forma en que determinadas formas de desarrollo económico hacen uso de los recursos naturales y del medio ambiente en general. En la actualidad, se tratan temáticas novedosas como el desarrollo sostenible a escala espacial, el teletrabajo, la terciarización, el sistema mundo y la globalización, las nuevas tecnologías y su aplicación en los medios de transporte y las telecomunicaciones…

La geografía económica, como especialidad en el seno de la Geografía, tiene sus orígenes en la geografía comercial del siglo XIX, que se centraba en la localización espacial de materias primas y recursos naturales, localización relacionada con la geografía física y el desarrollo de las redes de transporte, y con la formación de los imperios coloniales. La geografía comercial desempeñó así un importante papel en el establecimiento y sostenimiento de las relaciones económicas del colonialismo. Muchos de los exploradores del siglo XIX fueron patrocinados por las sociedades geográficas fundadas durante las primeras décadas de la centuria en Berlín, París y Londres. Por ejemplo, los viajes de David Livingstone fueron subvencionados por la Real Sociedad Geográfica británica, con sede en Londres. El objetivo de estas sociedades y de la mayoría de los exploradores era, no solo descubrir ‘nuevos’ lugares, sino también nuevas fuentes de materias primas que beneficiarían el rápido crecimiento de las industrias europeas. Así, se inició el comercio con la apertura de nuevas áreas, como el África tropical, ricas en materias primas, que podrían ser extraídas a bajo precio por mano de obra indígena y, más tarde, transformadas en bienes de consumo en Europa. La geografía comercial, imperante hasta mediados del siglo XX, se basó fundamentalmente en el amplio marco epistemológico y metodológico de la geografía regional. Se dedicó a la descripción y el trazado de mapas con la ubicación de los recursos naturales y de su explotación en el mundo. Sin embargo, desde la década de 1950, este enfoque, predominantemente descriptivo, dio paso a otro, centrado más en en el análisis de los factores económicos y su incidencia espacial. El motor de este cambio fue la llamada ‘revolución cuantitativa’, que afectó a la totalidad de la Geografía, y en especial a la geografía humana durante el final de la década de 1950 e inicios de la siguiente. Muchos geógrafos rechazaron los tradicionales métodos descriptivos, en general, y la idea de unicidad de áreas concretas (comarcas, regiones), centro del interés de la geografía regional de la época, en particular. Por el contrario, empezaron a buscar maneras de introducir un enfoque más científico, mediante el desarrollo de teorías generales que pudieran explicar las estructuras espaciales de la ocupación y la explotación humanas de la Tierra. En un primer momento, estas teorías de la geografía económica se basaron fundamentalmente en la política económica neoclásica y asumieron que el sistema de mercados era un racional y eficaz distribuidor de los recursos y de la riqueza. Los aspectos políticos, sociales y culturales y los problemas asociados con la distribución de los recursos y de la riqueza fueron ignorados. Los modelos geográficos derivados de la política económica neoclásica incluían muchas teorías sobre localización de industrias y sobre patrones del uso agrícola de la tierra, de asentamiento y de redes de transporte. Esas teorías defendían las actuaciones para lograr la maximización de los beneficios por parte de los individuos y aprovechaban otras, procedentes de la geometría y de la física, para predecir modelos geográficos. Algunos modelos anteriores fueron desarrollados en esta época. Entre estos se hallan el modelo del uso de tierras agrícolas, establecido por el agrónomo alemán Johann Heinrich von Thünen (1783-1850) en 1820; el de Alfred Weber (1868-1958) sobre el asentamiento industrial, establecido a inicios del siglo XX; y los modelos para la localización de asentamientos, definidos en la década de 1930 por el geógrafo Walter Christaller (1893-1969) y el economista August Lösch (1906-1945), ambos alemanes, que dieron origen a la teoría del lugar central. Estos modelos, sin embargo, no reflejaban con exactitud la complejidad del mundo real y los geógrafos económicos comenzaron a adoptar, tras la década de 1960, teorías que les permitían centrarse en las consecuencias sociales de la actividad económica. Las teorías de Karl Marx (1818-1883), escritas un siglo antes y en las que manifestaba que la estructura de la sociedad estaba en estrecha relación con la organización del sistema productivo, ejercieron una gran influencia, no solo en la geografía económica, sino también en la geografía humana en general, lo que constituyó la base de lo que más tarde sería denominada geografía radical o marxista. Las teorías marxistas, que implican que la producción económica y la sociedad están inextricablemente ligadas, mantienen su importancia para los estudios de la relación entre la estructura social y la actividad económica, a cualquier escala, local o global. El desarrollo desigual, esto es, el hecho de que, tanto en el pasado como en la actualidad, ciertas regiones han sido favorecidas, desde el punto de vista económico, a expensas de otras, ha sido objeto importante de estudio. Esta desigualdad en el desarrollo ocurre a diversas escalas: por ejemplo, a escala mundial, la concentración de riqueza y tecnología tiene lugar en las economías altamente industrializadas de Occidente, a costa de los países en vías de desarrollo. Dentro de los países occidentales, ciertas regiones, como el sureste de Inglaterra, se han desarrollado con mayor rapidez que otras. A una escala menor, Londres es el centro dominante en el sureste de Inglaterra, y dentro de la ciudad, existe, a su vez, una concentración de riqueza en ciertas zonas residenciales o industriales. Son estas tupidas redes, que se hacen más complejas en las distintas lecturas escalares, las que preocupan a los geógrafos económicos desde la década de 1970, siendo aún hoy objeto de numerosos trabajos geográficos.

Tendencias actuales . Desde los primeros años de la década de 1970 se produce también un significativo cambio en el contexto mundial que centrará el interés de muchos geógrafos desde entonces: el inicio de la reestructuración socioeconómica que ha devenido en el actual modelo de globalización. El proceso se inició como una reestructuración industrial que provocó un importante revulsivo en la práctica totalidad de sectores económicos y países del mundo. Las industrias pesadas tradicionales (siderurgia, minería, química, etc.) se han reubicado principalmente en los países menos desarrollados, mientras que las industrias de alta tecnología y de servicios se instalan en los países desarrollados, incluidas las economías de los países del Sureste asiático, los denominados ‘dragones asiáticos’. No obstante, aunque los países en vías de desarrollo manufacturan productos y no son meras fuentes de materias primas, estos raramente controlan el proceso productivo, que en gran medida está en manos de empresas multinacionales. Estas buscan, a la vez que segmentan su proceso de producción, ubicar sus instalaciones en aquellos países y regiones en los que se maximiza el aprovechamiento de los avances en las redes de comunicación y transporte, y son menores las restricciones sobre los permisos de instalación y el control de la polución y los costes de la mano de obra. Además, los países menos desarrollados, en los que se ubican las nuevas plantas industriales, no siempre se benefician de su presencia, pues, a menudo estas industrias apenas mantienen relación alguna con la economía local, mientras que sus beneficios salen fuera y no revierten en el país. El papel de las multinacionales es controvertido; cabe citar en este sentido, por ejemplo, su implicación en la República de Sudáfrica durante el apartheid, o las actuales inversiones de compañías petrolíferas en países con escasa capacidad de decisión sobre sus propios recursos. La reubicación de las industrias pesadas también ha originado problemas medioambientales y de polución en muchos países en vías de desarrollo. El desastre de la planta química de Bhopāl de 1984 es un ejemplo extremo. Uno de los aspectos más interesantes para los geógrafos es el papel de la economía informal o sumergida, que es por definición aquella que se desarrolla al margen del control público y que actúa al margen de las legalidades vigentes, empleando a trabajadores sin contrato (trabajadores con salarios muy bajos y sin coberturas sociales). Aunque las empresas multinacionales, por lo general, no contratan de esta manera, en cambio sí que sucede con muchas de las empresas a las que las multinacionales subcontratan para labores concretas. Este mecanismo, que abarata mucho la producción en origen, ha hecho que algunos estados asiáticos y americanos lleguen a ser muy competitivos, sobre todo, a costa de nuevas fórmulas de ‘semiesclavitud’. Además, si bien con diferencias, estos procesos de economía informal también se dan en el llamado ‘Primer Mundo’ y forman parte de las estrategias de muchas empresas para mantener competitividad gracias a costes de producción muy bajos. Mujeres que trabajan a tiempo parcial en su casa, inmigrantes, jóvenes a la búsqueda de un empleo estable, entre otros, son algunos de los colectivos implicados en estos procesos en numerosas ciudades europeas y de los estados más ricos de América. A escala regional, la geografía económica se ha preocupado por el análisis de la importancia de la concentración de ciertas industrias y usos de la tierra en determinadas regiones. En el pasado, estos estudios se centraron en la relación entre los recursos naturales, como el carbón, el hierro o el agua, y las industrias que surgían en torno a estos. Sin embargo, el desarrollo de las comunicaciones y de los sistemas de transporte desde el decenio de 1950 ha supuesto que las industrias ya no necesiten, como antes, estar ligadas a una localización concreta. No obstante, a pesar de que la globalización de la economía mundial y la descentralización de las industrias de los centros metropolitanos tienden a minusvalorar la escala regional, los estudios regionales han generado, de hecho, un gran interés en fechas recientes. La geografía económica todavía se dedica al estudio regional, ya que el carácter de las regiones es, con frecuencia, un importante aspecto a considerar por las empresas, en la medida que concierne a la oferta de ciertos tipos de trabajo. La concentración de industrias de alta tecnología a lo largo del corredor de la autopista M4 en el sur de Inglaterra o en el Silicon Valley en la costa occidental de Estados Unidos, son ejemplos de ello. Además, la importancia que adquiere lo local en el mundo de la globalización ha dado lugar al empleo desde el inicio de la década de 1990 de términos como ‘glocal’. Con esta expresión se entiende la interconexión que se establece entre los procesos socioeconómicos globales y la capacidad de respuesta desde lo local, con sus características, recursos y estrategias para situarse de forma competitiva en dicho contexto general. La economía de los países altamente industrializados se basa en gran medida en el consumismo, y la geografía económica acrecienta su interés por las pautas de consumo, así como en la producción. Recientes trabajos, por ejemplo, se han centrado en la venta al por menor y en la oferta de servicios. Estos estudios se han visto influidos por el reciente resurgimiento de la geografía cultural, que analiza, a partir de una serie de aspectos como la arquitectura, la pintura, los periódicos, la televisión o la moda, los patrones espaciales de la cultura humana. Las numerosas relaciones entre las pautas de consumo y sus efectos sobre la identidad de las localidades se han convertido en una cuestión fundamental en este tipo de investigación. Otro reciente tema de interés ha sido el desarrollo sostenible de ciertas actividades económicas. Por desarrollo sostenible se entiende un modelo de desarrollo que no solo implica el crecimiento económico, sino también la consecución de un contexto social más justo, equilibrado en el espacio y respetuoso con los bienes naturales. Se trata de una nueva cultura de explotación de los recursos naturales para hacer frente a las necesidades actuales sin comprometer la capacidad y acceso de generaciones futuras. La geografía económica ha mostrado, por ejemplo, los aspectos negativos del desarrollo económico, como la polución, la degradación de los suelos y la desertización, evaluando sus efectos en la sociedad del bienestar y proponiendo recomendaciones para un futuro desarrollo más equilibrado. En esta línea y durante las últimas décadas, la geografía económica, en todas sus modalidades, se ha hecho más crítica, orientando su preocupación por la desigual distribución de la riqueza y el bienestar. Los últimos progresos en esta ciencia, señalados anteriormente, implican un importante elenco de escalas geográficas (desde el conjunto del planeta al barrio), y la observación y análisis de pautas y procesos mucho más complejos y delicados que los anteriores modelos neoclásicos. Así pues, se puede advertir un importante cambio en el campo del interés de la geografía económica, que abarca desde la explotación de los recursos hasta el bienestar humano en todas las partes del mundo. En la geografía de los transportes se introduce, actualmente, la temática de las relaciones entre transporte, movilidad, comportamiento y cambio social.

Métodos de investigación. Los geógrafos económicos, al igual que otros geógrafos humanos, hacen uso de una amplia variedad de datos, así como de diversos métodos de análisis, tales como modelos estadísticos. Entre otras fuentes de datos están las ofrecidas por gobiernos y organizaciones multinacionales como el Fondo Monetario Internacional (FMI), la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) o la Organización de las Naciones Unidas (ONU), que aportan tasas de producción agrícola e industrial, cifras de desempleo, encuestas sobre el uso de la tierra, estadísticas sobre el comercio, tasa de mortalidad infantil o la relación entre deudas y servicios, entre otros muchos aspectos. Estas fuentes también incluyen mapas, fotografías aéreas e imágenes de satélites basados en la teledetección, así como la información obtenida, en trabajos de campo, por encuestas y cuestionarios. Una importante fuente de datos, a la vez que herramienta analítica, que ha tomado carta de naturaleza en la labor de la mayor parte de todos los geógrafos económicos son los denominados Sistemas de Información Geográfica (SIG), que son bases de datos especializadas que permiten complejos análisis y en las que toda la información está ligada a un sistema de referencia espacial. Los SIG integran diversos tipos de información, como imágenes aéreas y mapas personalizados, estadísticas como los censos o las precipitaciones, datos referidos a sistemas de localización por satélite (GPS, Galileo…) o informaciones que permiten la ordenación del territorio (localización de zonas industriales, residenciales, bosques, pantanos, zonas recreativas y agrícolas…). Los SIG pueden utilizarse para analizar, por ejemplo, el impacto de determinadas actividades económicas sobre el medio ambiente o la distribución espacial de industrias concretas o poblaciones (mujeres ejecutivas y trabajadoras manuales) dentro de las zonas urbanas. La presentación de la información siempre puede cartografiarse a partir de los SIG.

About these ads

1 Comentario »

  1. En Verdad excelente resumen muy cercano a las enseñanzas que planteo en Clases.

    Atentamente,

    Prof. arquímedes Rivero.

    Comentario por Arquímedes Rivero — noviembre 21, 2010 @ 1:49 pm


RSS feed para los comentarios de esta entrada. TrackBack URI

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

El tema Silver is the New Black. Blog de WordPress.com.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: